Oda a mi Pa


escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

mi papa y yo

Oda a mi Pa.
@love2betheirmom.com

Aquel que no sabía lo que significaría tener a personitas viéndolo como a su propio héroe de película.

Él que con una mano calurosa te abrazaba hasta el alma.

Ese que con una mirada “cool” y aveces un poco pensativa y perdida pretendía ocultar sus miedos. Ese que hasta en los peores momentos nos demostró fortaleza y brindó seguridad, pero en el fondo nunca dejó de ser uno de nosotros:
un niño más,
y el mejor complemento de mi mamá.

Él que coleccionaba y escuchaba música a todo volumen como un adolescente, el que nos pagaba para que con tinta en papel le saquemos textos a su música favorita.

Él que nos enseño a apreciar lo bueno y por quien ahora sigo tratando de recolectar esos añorados recuerdos.

Él que mantendré siempre en mi memoria con los hoyitos que caracterizaban su chueca sonrisa, ese que irradiaba alegría.

Él que sabía como disfrutar de la vida.

Él que te daba consejos con el profundo deseo de que lo viéramos como un amigo más. Él, ese que logró ser un amigo, y nunca se conformo con el sólo respeto que ya cargaba con su rol.

Ese que no cabe bajo ninguna descripción porque para nosotros él significaba todo.

Él que nos enseñó lo que realmente tiene valor. Que aquello que mas deseas de corazón es por lo que se tiene que luchar y lo cual nunca olvidaras.

Él que te sonreía a pesar de haber tenido un mal día.

Ese que me llamaba “mamita”.

Ese, ese, y mucho más: ese era mi papá.

(En honor a Nelson Mendoza T. “Pa”)

Time off para mamá!

lovetobetheirmom, but I also love me still

all rights reserved @lovetobetheirmom

Escrito por: Ariana Mendoza R.

Amar a nuestros hijos no debería privar nuestro amor propio. Amo ser madre pero a lo largo de este camino me doy cuenta que me sigo amando a mí misma también, y que no tiene nada de malo pensar de tanto en tanto “solamente en mi”.

Como bien lo mencioné muchas veces en el pasado: la experiencia de ser mamá es y sigue siendo una de las mejores experiencias que la vida me haya podido regalar.
Claramente a uno le cuesta adaptarse, como cualquier cambio, a una nueva forma de vida al por ejemplo asumir nuevas prioridades que muy a menudo van por encima de tus propias necesidades.

Sin embargo, como muchas mamás (espero no estar equivocada en este caso :( pero es como me siento yo aveces) olvidamos un poco nuestra propia esencia o por lo menos le ponemos pausa a ese botón que nos permitía hacer lo que se nos pegaba en gana, cuando se nos pegaba la gana, o simplemente no hacer nada si se nos antojaba.

Al paso que vamos asumiendo más responsabilidades no sólo en tema de familia, sino en el mundo laboral sea el que sea el trabajo que tengamos, en general nos damos cuenta que “vamos creciendo”, y también nos percatamos que parte de nosotros (de nuevo, espero que alguna de ustedes también se sienta identificada) desearía seguir siendo una niña.

Mi hija (con casi 4 años) tiene como mayor preocupación encontrar los colores para pintar el dibujo que acaba de hacer, y su discusión más grande (que es conmigo por las mañanas) es querer ponerse todos los días ya sea un disfraz o un vestido (y no le importa si hace frío, ó si no hay un evento especial) que simple no? y qué envidia que siento aveces.

Comparto este sentimiento con ustedes por qué si bien siempre me tome el tiempo para mantenerme saludable, hacer deporte, etc. Cuando pienso en pedir un “time off”: tiempo fuera de mi familia y del trabajo, y creo que necesito estar sola y descubrir nuevamente qué es lo que quiero hacer y cuando, o qué me apetecería comer, me entra un sentimiento de culpa que surge de pensar que estoy siendo egoísta con mi familia por quitarnos la oportunidad de estar juntos un día más en un día de sol el fin de semana por ejemplo.

Así que algo que pretendo hacer ahora es aclarar esa necesidad a mi familia y esperar que entiendan que por más que ame ser su madre y esposa, esta persona con todos sus roles y los súper poderes que aveces saca a relucir, sigue siendo una simple niña que aveces necesita una cita consigo misma.

La lección mía es: si sientes que necesitas un tiempo a solas para retomar el rol nuevamente y con las energías cargadas al 100% entonces que estamos esperando?

Receta de alfajores de dulce de leche

Escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

Hoy tuvimos un día poco común, así que lo comparto con ustedes porque resulto ser de igual manera un día relajado y con un resultado muy dulce: hicimos alfajores de dulce de leche en familia y por primera vez en nuestros casi 10 años de estar viviendo en Alemania!!!

Normalmente tenemos nuestro “tiempo libre”, que es generalmente los fines de semana, lleno de planes (ej.:cumpleaños, torneos de fútbol, fiesta del colegio, del kinder, etc.). Pero hoy no, así que la salida fué a comprar ingredientes para hacer los famosos alfajores que tanto nos gustan.

Y fué más fácil de lo creía, así que comparto la experiencia de mi esposo ;) (yo me ocupe de reunir los ingredientes y dirigir la obra jajajaja):

Necesitan:
100 gr. de azúcar impalpable,
200 gr. de manteca (ó margarina),
200 gr. de harina impalpable tipo 4.0,
400 gr. de maizena,
2 yemas de huevo y 3 huevos enteros,
cucharadita de vainilla,
cucharadita de polvo de hornear,
pizca de sal, y
la cascara de 1 limón raspada.

Mezclen todos los ingredientes, claro está que los niños disfrutan de las responsabilidades que les puedan dar y mientras sea equitativo mejor (a mi ya me toco gritarle al equipo de trabajo hoy por que 3 integrantes querían hacer lo mismo al mismo tiempo jajajaja). Lo más importante es que tengan en mente que mientras los más pequeñitos se sientan parte del proceso todos la pasarán bien.

Dejen reposar la masa en el refrigerador por 30 minutos, luego a fuslear y en en una masa no muy delgada (ya sea con un molde redondito o un vaso normal) formar los alfajores y ponerlos en una lata con papel de hornear para meterlos en el horno (si no tienen papel de hornear utilicen mantequilla y harina).

Estarán listos luego de 7 minutos en el horno (pre-calentado a 180 grados), no tienen que dorarse ojo. Una vez fríos pueden ponerle dulce de leche (el cual yo conseguí en una tienda rusa porque generalmente no se consiguen en cualquier super mercado aquí) y darle vueltitas por el borde sobre coco raspado.

Este es el resultado:

Alfajores de dulce de leche

Alfajores de dulce de leche

que disfruten y buen fin de semana!!!

quiero ser como tú

escrito por Ariana Mendoza Rodriguez

@love2betheirmom

@love2betheirmom

Hoy decidí escribir 5 razones que explican por qué eres tu mi ejemplo a seguir y por que quiero ser como tu cuando sea grande:

- admiración al verte celebrar cada paso como el logro que es y por mas pequeño que este pueda ser,
- por esa habilidad de despertar cada día y gritar de felicidad por que salió el sol y es de día,
- por esa sinceridad y empatía que te caracteriza
- por ser direct@ y pedir lo que quieres y no esperar nunca a que el resto se vuelva adivino,
-y por el poder que tienen tus abrazos y besos que hacen sentir pequeño a cualquiera a tu lado.

Gracias por escogerme como tu mamá y enseñarme lo importante que es simplemente: VIVIR!

(en su día: felicidades mamas!
Y una felicitación especial a la mujer que mas admiro por su fortaleza y por tener siempre el tono de voz y las palabras correctas para hacerme sentir segura siempre desde niña: te amo mamá)

Love to be their mom, but is love enough?

Amo ser mamá, pero es el amor suficiente?

escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

Ustedes se hacen la misma pregunta que yo: estaré criando bien a mis hijos? estaré tomando las decisiones correctas para ellos? Si bien amarlos es un primer paso, ciertamente éste no te dará siempre las respuestas a todas tus dudas. Desde que supe que estaba embarazada tuve muchas preguntas y las mismas ó más surgieron con mi segundo embarazo. Cada etapa trae un nuevo reto, y al paso con el que mis hijos están creciendo (de manera exponencial) no me da ni tiempo de analizar cada logro que siento aveces obtener en el camino, porque una vez que la etapa se cierra, ese mismo instante comienza el siguiente reto.

Tengo que ser sincera, algunas etapas como la de haber despedido a los pañales de mi casa no necesariamente necesitan de mi análisis, es más.. ni sé como lo logramos. Pero como esta hay tantas otras: por ejemplo: la edad del burro, a que edad empieza?.

No desearían no tener que sonar como disco rayado todo el tiempo?
estoy cansada de tener que repetir las cosas, y tener que elevar la voz para lograr ser escuchada.

Ya tuve que lidiar con esas palabras que creo aterran a todo padre: “Me voy a ir de esta casa!!!”
(Si esperábamos escuchar eso en algún momento, a los 18 tal vez, pero no a los 6). Y esta es sólo una las primeras pruebas de que a los padres no siempre se les retribuye el intento de ser “buenos padres” con besos y abrazos, y no, no es siempre fácil.

Así que decidí compartir con ustedes algunos de los consejos que me están sirviendo en este nuevo reto/etapa:

1. Seamos consecuentes, si decimos no es NO.
Si decimos que contamos hasta 3 hazlo y piensa en que pasara si aun así no consigues lo que esperas a cambio al llegar a 3. Los pequeños, por lo menos a partir de los 2 años, empiezan a probar los límites, y no hay duda de lo inteligentes que son (admitámoslo! nos tienen en la palma de la mano).
Si les prometes algo a cambio de una acción o hicieron algún pacto: respétalo; comunícalo en el momento de respetar el pacto para que ambos sean conscientes de las consecuencias, pero recuerda que tampoco es bueno educarlos dándoles siempre algo a cambio.

2. Deja de excusarte. Normalmente los niños tienden a hacer un berrinche o a portarse mal, o ponerse sensibles/llorones cuando están cansados o tienen hambre, o quien sabe por qué se ponen así; y en estos casos, los papas tendemos a darle explicaciones a los presentes sobre ese comportamiento, y prestarles más atención a otros que a los propios hijos, pero no busquemos excusas, esos comportamientos no te calificarán como padre.
En ese momento tus hijos necesitan algo de ti (ya sea tu atención o una reta) y ocupándote de que pensará el resto no los ayudarás ni a ellos ni a ti.

Si son malos comportamientos olvídate de: “lo siento, esta cansado”, “lo siento, acaba de despertar, “lo siento, tiene hambre”, ” lo siento no durmió bien”. Evitemos enseñarles indirectamente a dar excusas para explicar comportamientos inaceptables. En lo que respecta a los demás, que te valga madre lo que piensen en ese momento, si alguno de ellos comparten como tú el título de ser padres, entonces entenderán la situación sin necesidad de ninguna explicación. Finalmente, alguna vez les tocara y se verán obligados a entender.

Enfoca tu energía en averiguar qué es lo que tus hijos quieren y comunícate con ellos. Si toca irte de la fiesta minutos después de llegar, pues ni modo, no será la última.

3. Acéptalo, no puedes controlarlo todo. Y no, tampoco puedes hacer todo tu misma para que salga como lo planeaste.

Antes de ser mamá me preguntaba: “cómo criaré a mis hijos? cómo le hicieron mis papás para que mi hermano y yo salgamos así?”[Ojo que mi premisa fue el considerarme "normal y siempre feliz", y sonrío con agradecimiento a la vida al saber que realmente tuve suerte por haber tenido una niñez maravillosa].

Siendo ahora mamá y viviendo en el extranjero me cuesta mucho saber si estoy tomando buenas decisiones, no creo poder hacer un copy-paste de esa linda niñez que yo llevo en mis recuerdos [correr para asegurar el puesto más alto del árbol del terreno baldío del frente (a mis 7 años el punto de encuentro de los niños del barrio), ó ir a las clases de natación de la mano del abuelo].Con suerte mis hijos ven a sus abuelos una vez al año, y seamos sinceros, hoy en día ya no hay terrenos baldíos ó tantos árboles que podamos trepar a diario.

Ahora al darme cuenta que no podré controlar todo lo que dejará huella en el recuerdo que mis hijos están creando para su propia niñez, pensé: el mundo de puerta para afuera no será el mismo que antes, pero sin duda muy similar al de ese entonces puerta adentro, y de ese sí me encargo yo.

Hace unos días mi hijo me preparo una sorpresa al ver que estaba un poco cansada y triste, me hizo un dibujo de nosotros dos dándonos la mano, con nubes celestes y un arcoíris rodeándonos, al dármelo luego de hacer el juego de “derecha o izquierda mama?”
me dijo:
“te amo”
luego puso en el aparato de música un CD de un mix de canciones en español (uno de los que me gusta tanto escuchar cuando extraño a mi cultura, y a la despreocupación que tenía antes de ser mamá), y mientras lo hacía mirándome un tanto concentrado en lo que tenía planeado, agregó:
“este CD te gusta no?”
Y con ese play y sus sólo 6 años de edad me demostró una vez más que no hay edad para la empatía y para empezar a ser detallista, y con eso me alegro el día y empezó a contestar esa pregunta que siempre me romperá un poco la cabeza: estaré haciendo bien mi rol de mama?

No tengo la respuesta aún, pero esos pequeños detalles de puro amor me demuestran lo grande que puede ser alguien tan pequeño, y que tengo que (al igual que todos compartiendo este reto de ser padres) empezar a dar un poco mas de crédito.

@Lovetobetheirmom

Desarrollo del habla: me preocupo o no?

escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

Este post lo tenía planeado hace mucho tiempo, pero ahora me dí prisa en terminarlo debido a que en un foro/circulo de mamis surgió la pregunta con preocupación de una de ellas que me recordó a mi misma:

una mamá preocupada por no saber si el desarrollo del habla de su pequeño era normal para su edad, y de no serlo asi, como estimularlo.

Cuando mi hijo iba a cumplir dos años no se expresaba mucho, y decía sólo lo necesario, en otras palabras no hablaba lo suficiente de acuerdo a lo que “se supone” dicen los estándares de desarrollo del habla, yo pensaba: “también es su carácter”, “no le gusta hablar mucho porque no quiere cometer errores”, y sí también pudo haber sido el caso, aún así e incluso eso me preocupaba como mamá.

Así que antes de proseguir a compartir contigo esta mi experiencia al respecto quiero aclarar que el único fin de este post es intentar apaciguar, aunque sea un poco, esas mismas inquietudes que reconozco haber tenido yo hace unos años. Puede que en tu caso no tengas ningún problema, y/o puede ser que no tendré la solución que estás buscando, claramente no soy especialista, pero este intento es simplemente compartir lo que aprendí al respecto. Al final de cuentas es una mamá hablándole a otra de sus preocupaciones por este medio.

Espero les ayude!!!

Al principio me sentía desorientada, pensaba y me decía a mi misma:
“pero sí habla..no mucho.. pero sí dice unas cuantas palabras, o por lo menos yo siempre sé qué es lo que quiere…y le entiendo”.
Y fué cuando también me pregunte: “pero le entienden los demás también?”.

Comencé un poco preocupada a analizar conscientemente si era el amor que le tenía a mi hijo el que me cegaba un poco al no querer admitir que tal vez sí necesitaba ayuda, ó solo me quería convencer que de todas formas él iba a aprender sin ella. Esta última idea de pensar que “igual aprenden” puede ser cierta pero sé que sin el apoyo de una especialista no habría aprendido a estimular el desarrollo del lenguaje en mi hijo, y no me hubiera dado cuanta de lo difícil que puede ser ese aprendizaje que nosotros los padres damos tán por sentado.

Luego de hacerle hacer un test de audio para comprobar que todo estaba bien, la razón por la que contacte finalmente a una especialista fueron los resultados de varias charlas con las profesoras en el Kindergarten al que iba mi hijo (a las cuales les agradeceré siempre por su dedicación), corroborando dichas conclusiones con nuestro pediatra luego de analizar el desarrollo de su motrocidad gruesa y fina en un control rutinario, quién me aconsejo y prescribió la visita a una. Antes de finalizar esa cita mi pediatra me dijo:

“los niños creciendo de forma bi-lingual aveces presentan un poco de retraso en este desarrollo, claramente un fonoaudiologo es el especialista y aveces los retrasos no tienen nada que ver con los idiomas que este aprendiendo; así que si visitar a uno le devuelve a usted la tranquilidad y la confianza entonces no pierde nada en intentarlo”

…y así fué que hice una cita con una.

La verdad, en la o en LAS primeras citas bombardeé a mi pobre terapeuta con muchas preguntas, y si bien no son todas fáciles de responder las respuestas se fueron dando con el tiempo por sí solas. Aquí les dejo el ejemplo de estas, y sí, ya sé.. tenía muchas :( :

1. Qué tipo de problemas tratas en esta terapia?
2. A partir de qué edad se recomienda empezar con este tipo de terapia?
3. Cuáles crees que son las señales a las que como padres, deberíamos prestar atención para recurrir a terapia?
4. Cuál es el tiempo necesario a través de la terapia, según tu experiencia, para comenzar a ver mejoras en el desarrollo del lenguaje?
5. Cómo podemos, como padres apoyar la terapia y el aprendizaje de nuestros hijos desde casa?
6.Existen pruebas de cuáles podrían ser posibles causas que desenlacen en un aprendizaje lento del niño? o dificultades en el aprendizaje del habla?
7. Si mi primer hijo tuvo que hacer terapia, es probable que mi
segundo también la necesite? crees que sea algo genético?
8. Cuáles son los problemas que pueden surgir si no se trata el
problema de aprendizaje del habla o si se cree que se irá corrigiendo solo con el tiempo?

…puede que tengas estas u otras preguntas, y si bien se las puedes plantear a tu fonoaudiolog@, puedes también empezar a informarte más sobre el tema y las formas de estimular su desarrollo bajo este link:
http://fonoaudiologos.wordpress.com/2012/10/11/desarrollo-del-lenguaje-expresivo-y-comprensivo-en-el-nino/

En este link podrán encontrar información por edades.

Cada niño es diferente, cada uno crece a un ritmo diferente, no se alarmen, no es nada grave, las terapias a las que asistió son terapias de juego y estimulación que realmente nos ayudaron. Puede que lo que necesite sea sólo un empujón pero las maneras en las cuales le puedes otorgar dicho empujóncito te las recomendará tu terapeuta.

Aquí un ejemplo de ejercicios con la lengua:

Ejercicios para estimular el desarrollo del lenguaje

Ejercicios para estimular el desarrollo del lenguaje

En mi caso luego de mucha preocupación la terapia me devolvió la tranquilidad, y luego de hacerme preguntas cómo: qué hice mal? ahora mi hijo habla como loro, y sé cómo seguir apoyándolo en su aprendizaje, por lo cual estoy muy agradecida.

Mi recomendación para aquellos que tienen dudas al respecto es: nada pierden haciéndoles una evaluación viendo la tabla que les adjunte en el link y/ó una cita con una fonoaudiologa.
Háblales de forma correcta, no les digas “no, no se dice asi”, sino en vez: repite la misma frase de forma correcta ó aquello que crees haber entendido y quieren expresar; léeles mucho por las noches, enseñales a soplar y también a aspirar aire, a inflar sus cachetes y jugar con la lengua, dibujar también les hará bien, mira este material para estimular su desarrollo:

http://www.cinteco.com/pacientes/material_recomendado/estimular_lenguaje/.

Lo más importante: no presiones a tus hij@s, creé en ellos y en su inmensa capacidad de aprender y celebra cada pequeño paso que den!.

Un Oscar para todos los padres

escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

Y por qué un premio a los padres me preguntarán? sinceramente creo que todos los padres se merecen ya sea un Oscar, un Golden Globe, o simplemente un aplauso cuando pareciera ser que estamos cumpliendo nuestro rol como debe ser, pero qué significa asumir un rol como está prescrito?, y cómo saber si lo estamos haciendo bien?.

Somos nosotros mismos los que tenemos que moldearnos en “ese” rol, que significa que una personita dependa totalmente de ti, y aprender a poner tus propios intereses en un último lugar (por lo menos mientras esa dependencia sea así de grande). En este proceso de aprendizaje decidí recabar esas cosas por las que realmente creo que los padres nos merecemos un premio, y con esto sólo quiero admitir que éste rol no siempre es un rol tán fácil, he aquí mis 5 ejemplos de ello:

1. Si sigues a lado del padre/madre de tus hijos, y pasaste la prueba de llegar nuevamente a ese balance, ahora familiar, luego de haber asumido el rol de padre por primera vez (que tanto cuesta al principio) sientete orgulloso, por que quieran admitirlo o no, nuestras pequeñas criaturas pueden generar un ambiente de estrés y de cansancio, que claramente puede afectar la relación de pareja; así que saquémonos el sombrero por aquellos que siguen tratando y/o manteniendo ese deseado balance. En diez años de matrimonio y seis de ser padres este sigue siendo un reto en mi hogar.

mi lección a aprender aquí: si no lo lograron por x/z razón, eso no los hace malos padres, pero en ese rol tú y tu pareja serán siempre un equipo. Si continuan en ese ajuste y sus antiguas prioridades pasaron a un tercer plano, tengan la esperanza que es sólo una etapa, y procuren tener citas de pareja para recordar cómo eran esos tiempos de “antes de tener hijos” (ojo: aunque estoy segura se pasaran hablando de ellos, vale la pena intentar desconectarse un momento, pensar sólo en ustedes). Y por último recuerda que no eres la madre de tu esposo, evitemos comportarnos como una para ellos.

Entre otras etapas bonitas, que no necesariamente me gustaría repetir:

2. Lactancia y mis cinco palabras al respecto:
bella
etapa
pero
que
dolor

este premio se lo llevan sólo las madres, por lo menos hasta que sus pobres pezones se hayan acostumbrado a esa nueva función de de dar de lactar, no creo que nadie lo haya disfrutado completamente, y tampoco creo que haya sido amor a primera vista entre tu bebe y tu pecho (ojo: las excepciones existen sólo comparto mi experiencia al respecto).

mi lección aprendida aquí: enfocarte en esa bella cercanía que por una única vez tienes con tu bebé, y pensar que nunca más los tendrás así de pequeñitos, y no, nuestras lolas no se quedan así de lindas y rellenitas después de esta etapa :( jajaja.

3. La tercera razón por la que los padres se merecen algún tipo de nominación son esos aproximadamente dos años largos de: cambiar pañales!, claro está que todos llegamos a disfrutar al jugar con los pies de tu bebe, besar sus piernitas, y decirle lo feliz que te hace que haya hecho su caquita, está bien!! pero seamos honestos muchas veces nos preguntamos como puede salir algo tan asquerosito y oloroso de tu bell@ hijo o no?

y este otro punto relacionado al proceso de dejar los pañales: quien c#%&.. se inventó el bacín? Ya era difícil pretener no tener que respirar al botar el pañal, ahora tengo que vaciar y limpiar el bacín?…no no no, desde que descubrí ese otro tipo molde que se ajusta al baño normal me siento bendecida.

mi lección aprendida aquí:
El odiar cambiar pañales no me hace mala madre, y con esto sí te pueden ayudar los papás.

4. Esa extra paciencia necesaria cuando tus hijos simplemente se levantan con el pie izquierdo, esa irritación que en algún momento todo niño por ser niño posee, ya sea cuando: están muy cansados, ó tienen hambre, ó no les compras el helado del kiosko, ó el sol se fué y es hora de dormir, ó cuando les salen los dientes de leche, ó cuando se les caen (sin mencionar que no puedes ver el diente tambaleando sin que te den escalofríos al verlos jugar con esa cosita blanca que simplemente cuelga de alguna forma de su encía- y se me pone la piel de gallina), y aún así les sacas fotos, anotas la fecha de la caida de ese primer dientecito, y hasta aveces lo guardas o no?

mi lección aprendida aquí: todos fuimos niños, todos tenemos el derecho de tener un mal día, hasta los adultos pueden llegar a ser irritables, y por eso creo que en este punto TODOS se merecen un premio.

5. Y el último y personalmente el peor de todos es: limpiar vómitos… y ni qué decir de esos de leche cuando sale ya cuajada :( , lo más dificil aquí es pretender mantener la calma, consolarlos por que lo que menos quieres es que además se sientan peor de lo que ya se sienten. Aunque te estén dando arcadas al limpiar y propias ganas de vomitar poder seguir sonriendo y decir que todo estará bien…. y más aún no llegar a vomitar es realmente un logro (por lo menos para mí).

Si se sienten identificados, compartan y feliciten a aquellos padres que en el intento de ser buenos padres no se rinden en el proceso de estos 5 puntos y miremos hacia al futuro teniendo en cuenta que son etapas que de alguna forma recordarás con una sonrisa, a carcajadas, y hasta talves con una lágrima en la cara.

Y el Óscar se va para: TODOS los padres all copyrights @love2betheirmom

Y el Óscar se va para: TODOS los padres
all copyrights @love2betheirmom

Los deseos de tus hijos

mis viditas @love2betheirmom all rights reserve

mis viditas
@love2betheirmom
all rights reserve

Escrito por: Ariana Mendoza

Imaginense poder entrar por sólo un momento en la cabecita de sus hijos y descifrar qué es lo que están pensando, poder leer sus pensamientos y así poderles dar eso que están esperando. En otras palabras y digamoslo así: vamos a intentar escribir y adivinar la lista de deseos de nuestros hijos:

En mi caso con un niño de seis y otro de dos años…mmm para empezar no creo que los niños a esta edad tengan todavía una noción tan estresante del tiempo como nosotros los adultos, así que ese factor de ponerse límites o vivir bajo presión con metas de la mano de un tiempo limitado no existe, y a mi parecer todavía no tendría que existir en su corta edad. Sin embargo el diario correteo entre salir de la casa perdiendo los zapatos puede llegar a transmitirles un poco de ese estrés de los padres del cual deberíamos tratar de protegerlos.

Es más, estoy segura que los deseos de nuestros hijos se pueden convertir en aprendizaje potencial para nosotros los adultos:

1. Si están felices, los niños tienden a cantar y expresar su alegría y no piensan sólo disfrutan ese momento de estar simplemente feliz, no existe un pasado ni un futuro sólo el hoy.
Cúando fué la última vez que te pusiste a cantar en voz alta sin importar lo que digan los demás? y por el simple hecho de estar feliz? estoy segura que ganas no faltan ;)

2. cuando los niños son pequeños y todavía no pueden expresar exactamente lo que quieren debe ser un poco desesperante que tus propios padres no te entiendan; así que me imagino que el mayor deseo de nuestros hijos es poder expresarse y que les podamos leer la mente y correctamente. Al respecto, y como algunos padres ya confirmamos, estoy segura que éste deseo estaría en unos de los primeros puestos de su lista de deseos: “ahora que empecé a hablar no me podrán parar”. Y
nosotros los papás no podemos hacer más que ESCUCHARLOS! prestales atención, tengan en cuenta que han estado esperando este momento con ansias.

Con este punto, una vez más nosotros los adultos podríamos aprender a exactamente decir lo que queremos, ya que incluso teniendo los medios y formas de expresarnos aveces vamos dandole vueltas al mensaje que queremos transmitir en vez de ser claros y directos con lo que esperamos de los demás.

3. Jugar!!! ya sea simplemente ir al parque, fútbol ó manejar bicicleta… De cualquier manera poder liberar toda esa energía de la cual especialmente los más pequeñitos poseen. Independientemente de la edad que tengan estar al aire libre, cada salida es una aventura para ellos.

Si le pregunto a mi hijo mayor: “que quieres hacer hoy?” responde: “Jugar con mi amigo talcito e ir al parque” y si es de noche pregunta: “cuando sale el sol de nuevo?” y al día siguiente: “Ya es de día yeeee! MAMAAAA vamos a jugar?”
(y repito, para ellos no existe ni el factor tiempo ni la cantidad perfecta, nunca es suficiente).

y que buena lección nos dan nuestras hijos no?

En síntesis: CANTA si estás feliz, DISFRUTA la vida HOY: jugando con tus amigos, haciendo deporte, y PIDE lo que deseas, sólo tú sabes que és lo que quieres, expresa tus deseos y aprende también a ESCUCHAR el de los demás para nuevamente encontrarte en el primer punto de esta bella lista!

Que tengan un vida de niños, por lo menos recuerdala unos días de vez en cuando.

Niños bajo cero ó mamás bajo cero?

Escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

Acompañado de esta temporada y cambios drásticos de la temperatura viene el reto de convencer a los niños de no desvestirse de golpe por los pequeños rayos de sol para evitar resfríos, y este tema puede conllevar a discusiones entre padres e hijos.

Sea cual sea el término que utilices, el decir: “por favor ponte la chamarra, ponte la chaqueta, trae el abrigo, put your coat on, siehe deine Jacke an” de cualquier forma, tono o en cualquier idioma es sinónimo de queja por parte de los pequeños, por lo menos en mi caso, que siempre tienden a responder:
“Pero a mi no me hace frío”, y tu sin saber como más explicarles la razón por la cual es indispensable entonces respondes:
“bueno, te pones la chamarra porque sí y ya!” Dando la excusa de ser la madre y saber más sólo por eso. Y lo entiendo, aveces ni a los adultos nos gusta andar vestidos como cebollitas y pesar 5 kilos extra en pura ropa.

Otra desventaja de esta época del año es que tenemos que poner el despertador más temprano por que se necesita más tiempo en simplemente vestirse para poder salir de la casa “bien abrigado”: doble media o medias panties, pantalón, camiseta térmica, saco, chamarra, chalina, guantes, gorra y/o orejeras, si es que no olvide de alguna otra prenda, y que tal esa cuando regresas a casa y ni siquiera terminas de cerrar la puerta y todos se comienzan a desvestir en un segundo como si estuvieran haciendo 30 grados? Es como si te diera claustrofobia dentro de tu propia ropa y tenemos suerte si se nos ve la cara!.

Incluso tienes que pensar en los zapatos adecuados porque se pone resbaloso, y comienzas a ser testigo de muchos malabares y bailarines en las calles tratando de mantener el equilibrio o buscando huellas que re-pisar para no terminar en el piso, esto es muy chistoso incluso cuando soy yo misma la que está en problemas jajaja, y ni les menciono el frio y trabajito que es el tener que limpiar el parabrisas del auto antes de poder partir luego de haber caído una nevada (ya no siento los dedos de la mano al terminar).

Y bueno incluso al ir al parque te das cuenta que luego de 15 minutos ya estas congelandote, y entonces ó empiezas a corretear con ellos ó elijes el título de malvada por el día ya que tus hijos te ven como tal por el hecho de no querer quedarte media hora más.

Tienen que tratar de entenderme ya que al haber crecido en un lugar donde las estaciones del año no se distinguen tanto como en Europa no puedo pretender disfrutar mucho esta época del año.

Pero ya basta de quejarme del invierno, este también tiene cualidades y las empiezas a apreciar justo cuando la época esta llegando a su final, por ejemplo jugar con nieve, resbalar en trineos, y patinar en hielo (por lo menos mientras estás en movimiento no estas titiritando los dientes).

Todos dicen que la clave esta en ponerse ropa adecuada, y no crean que no conseguí ya la ropa adecuada, para mi o para mis hijos pero yo creo que la clave está en darse, si es posible, una vacación del invierno, irse a un lugar con más grados y retomar energías.

20140302-155352.jpg

Los paradigmas de mis hijos

Escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

Luego de haber invertido mucho tiempo en tratar de elegir un bonito regalo, quien dijo que a los niños les interesan los regalos si cuando los reciben le prestan mas atención al paquete o envoltura en la que vino. Muy a menudo en niños pequeños es ese el caso, o no? y ni mencionar el valor que le dan a las cajas grandes y vacías, esas son famosas y muy respetadas en esta casa y AY de mi!!! si pienso desecharlas sin el permiso previo de los que mandan aquí: los más pequeñitos.

Cuando intentó analizar qué cosas son las que los hacen felices, muy a parte de todo el amor que les puedas dar, me doy cuenta que, tomando el ejemplo anterior, no es el regalo sino el factor sorpresa. Y cuando todavía no hablan y no te pueden simplemente decir que es lo que quieren? Cómo saber qué es lo que necesitan? recordando nuestro ejemplo en la primera etapa: nosotros los papas empezamos a probar una cosa tras la otra:

“hambre no tiene”,
“el pañal esta limpió!, o se volvió a ca#$r” (le grita la mamá al papá),
“algo le duele”,
“cansado no esta, si acaba de despertar”, y el papá añade:
“dale lechita”, y tu piensas: “si este tuviera pezones entendería que no es la solución a este llanto”

jajajaja, y tengo que reírme porque como padres podríamos seguir excluyendo de la ecuación los factores que pensamos que son la razón de ese llanto de insatisfacción. Sin embargo, al estar pensando en todo esto olvidamos que es muy probable que simplemente quieran que juegues con ellos, pues claro, se aburren!. Igual que cualquier adulto si sólo tuviera que dormir, comer y ca#$r!

Es aquí donde el papá suele ser el candidato perfecto para entretener a los peques. No les pasa a menudo que tus hijos te llegan a ver (si, a nosotras las mamás) como la autoridad de la casa y ven a sus papás como a cuates con los que pueden jugar de forma, como les diría? menos segura y a la vez mucho más divertida? Pero claro, quienes son los que los hacen volar en el aire, o juegan al caballito?

quién quiere tocar el cielo con sus manos?

quién quiere tocar el cielo con sus manos?

Pero quién dijo que quiero ser la “mandona” de la casa? Yo también quiero ser la que hace “quatch” (palabra usada en alemán sinónimo de “tonterías” en español).

Tenemos tantos paradigmas en la sociedad que creo que dependen de cada uno cuestionarlos y encontrar un punto con el que estés feliz en tu papel de ya sea papá, mamá, ó papá y mamá, no creen?

“Quién dijo que esto es así siempre?” Si estamos conformes con el “así” de la oración anterior entonces no hay problema, pero cuando duden de él pues dejémonos llevar por nuestras propias convicciones.

Ya lo intente una vez y le dije a mi hijo: “yo también puedo alzarte así y hacerte volar” y me mira y responde: “mamaaaa” (con sus ojitos pensando: “cómo crees”?) como si yo estuviera hablando puro quatch.

Aveces no entiendo quién puso en la cabecita de estos pequeños algunos chips como esté de pensar que por ser mujeres somos más débiles? O por ejemplo: que un niñO no se pueda poner algo que lleve color rosa, quien dijo que el color rosa es sólo para las nenas?. Al parecer los adultos han superado este tipo de paradigmas pero por qúe están incluidos en el chip de los más pequeños?

Como este “quien dijo que” habrán millones. La idea es identificar los paradigmas que necesitas cuestionar y dejar crecer a tus niños sin la necesidad de ellos, ó dejarlos crear sus propias convicciones respetando y aceptándolas y enseñándoles a respetar las del resto.

Yo por mi lado, estoy sacando músculos para poder alzarlos después de sus 15 kilos, como si tuvieran peso pluma todavía, y a ver si los hago volar con éxito algún día.

1 2 3