January 2018 archive

Te miro y te tengo en alto pequeña.

Escrito por: Ariana Mendoza Rodríguez

Poco antes de navidad tuvimos un gran susto, un perro mordió a mi pequeña en la cara, ella está bien luego de una operación y momentos dolorosos.

Y nosotros los padres, después de semejante susto también estamos bien, si me lo preguntan… aunque sienta que haya envejecido de la preocupación unos 10 años.

Algo que aprendí es que después de todo tuvimos suerte! Y digo tuvimos porque los padres sufrimos igual o más que los hijos cuando a ellos les llega a pasar algo, o cuando el amor que les tienes no es suficiente para protegerlos (aunque hayas estado convencido de ello), no puedes protegerlos contra cualquier cosa que pueda llegar a lastimarlos, y como padres, lamentablemente tenemos que aprender a aceptarlo.

Esto es algo que comparto con ustedes pero en realidad se lo dedica a ella, a la más pequeña de mi familia, a la más fuerte:

Te admiro porque aunque tu almita se haya asustado luego de este accidente, puedas tan solo unos días después, saltar, sonreír e incluso, con toda serenidad, decirle a los adultos con tu mirada, sin decir ni una sola palabra, lo bien que estás.

Te admiro porque cuando te caes, te vuelves a parar sin esperar a que alguien te muestre como hacerlo, enseñándome más de lo que tú crees, a mi que soy tu mamá.

Te admiro porque sabes exactamente que es lo que necesitas y lo expresas, porque en este mundo si uno no sabe lo que quiere muy difícilmente lo obtiene.

Por sobre todo te admiro porque crees en ti y en tu capacidad de sobresalir, en situaciones de tensión como la que te toco vivir.

Te admiro porque sabes que tienes la fuerza interior para sobrellevar situaciones que uno quisiera evitar pero como todo accidente, aveces es parte del “simple aprender a caminar”.

Te admiro porque sabes y ahora ya me enseñaste que en la vida no podemos controlar lo que aveces quisiéramos controlar, y estás conforme con ello.

Te agradezco por darme ese sentimiento que sobrepasa mi capacidad de entender el origen de todo ese amor, ese que va más allá del amor propio, porque cuando te vuelves madre darías todo por proteger a tus pequeños de todo mal, dolor o decepción, tomarías su lugar si fuese posible, pero te admiro porque tampoco me lo pides.

Te admiro por saber sostener, y lo haces muy bien, ese escudo invisible que cargas contigo a donde vas, con esa determinación que te caracteriza y por enseñarme cada día a confiar un poco más en la vida.

Te admiro por saber pedir perdón y no buscar respuesta cuando ni siquiera se puede confirmar tu culpa, y por saber perdonar incluso a alguien que no te pidió disculpa alguna, te miro y simplemente te vuelvo a admirar.

All Rights reserved @love2betheirmom

Te admiro pequeña. All rights reserved @love2betheirmom

[Admiro y doy gracias a todo aquel que te dio la mano, médico, curandero, familia, amigos: por sus palabras de aliento en momentos en los que nosotros padres estamos cegados por la preocupación y les confiamos lo que más amamos en este mundo y con esperanza esperamos que todo sea un mal sueño, pero no, aveces es la realidad y no despertamos solo nos damos cuenta que tuvimos suerte y solo nos queda darles a todos las gracias nuevamente