Posts Tagged ‘bebes’

Desarrollo del habla: me preocupo o no?

escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

Este post lo tenía planeado hace mucho tiempo, pero ahora me dí prisa en terminarlo debido a que en un foro/circulo de mamis surgió la pregunta con preocupación de una de ellas que me recordó a mi misma:

una mamá preocupada por no saber si el desarrollo del habla de su pequeño era normal para su edad, y de no serlo asi, como estimularlo.

Cuando mi hijo iba a cumplir dos años no se expresaba mucho, y decía sólo lo necesario, en otras palabras no hablaba lo suficiente de acuerdo a lo que “se supone” dicen los estándares de desarrollo del habla, yo pensaba: “también es su carácter”, “no le gusta hablar mucho porque no quiere cometer errores”, y sí también pudo haber sido el caso, aún así e incluso eso me preocupaba como mamá.

Así que antes de proseguir a compartir contigo esta mi experiencia al respecto quiero aclarar que el único fin de este post es intentar apaciguar, aunque sea un poco, esas mismas inquietudes que reconozco haber tenido yo hace unos años. Puede que en tu caso no tengas ningún problema, y/o puede ser que no tendré la solución que estás buscando, claramente no soy especialista, pero este intento es simplemente compartir lo que aprendí al respecto. Al final de cuentas es una mamá hablándole a otra de sus preocupaciones por este medio.

Espero les ayude!!!

Al principio me sentía desorientada, pensaba y me decía a mi misma:
“pero sí habla..no mucho.. pero sí dice unas cuantas palabras, o por lo menos yo siempre sé qué es lo que quiere…y le entiendo”.
Y fué cuando también me pregunte: “pero le entienden los demás también?”.

Comencé un poco preocupada a analizar conscientemente si era el amor que le tenía a mi hijo el que me cegaba un poco al no querer admitir que tal vez sí necesitaba ayuda, ó solo me quería convencer que de todas formas él iba a aprender sin ella. Esta última idea de pensar que “igual aprenden” puede ser cierta pero sé que sin el apoyo de una especialista no habría aprendido a estimular el desarrollo del lenguaje en mi hijo, y no me hubiera dado cuanta de lo difícil que puede ser ese aprendizaje que nosotros los padres damos tán por sentado.

Luego de hacerle hacer un test de audio para comprobar que todo estaba bien, la razón por la que contacte finalmente a una especialista fueron los resultados de varias charlas con las profesoras en el Kindergarten al que iba mi hijo (a las cuales les agradeceré siempre por su dedicación), corroborando dichas conclusiones con nuestro pediatra luego de analizar el desarrollo de su motrocidad gruesa y fina en un control rutinario, quién me aconsejo y prescribió la visita a una. Antes de finalizar esa cita mi pediatra me dijo:

“los niños creciendo de forma bi-lingual aveces presentan un poco de retraso en este desarrollo, claramente un fonoaudiologo es el especialista y aveces los retrasos no tienen nada que ver con los idiomas que este aprendiendo; así que si visitar a uno le devuelve a usted la tranquilidad y la confianza entonces no pierde nada en intentarlo”

…y así fué que hice una cita con una.

La verdad, en la o en LAS primeras citas bombardeé a mi pobre terapeuta con muchas preguntas, y si bien no son todas fáciles de responder las respuestas se fueron dando con el tiempo por sí solas. Aquí les dejo el ejemplo de estas, y sí, ya sé.. tenía muchas :( :

1. Qué tipo de problemas tratas en esta terapia?
2. A partir de qué edad se recomienda empezar con este tipo de terapia?
3. Cuáles crees que son las señales a las que como padres, deberíamos prestar atención para recurrir a terapia?
4. Cuál es el tiempo necesario a través de la terapia, según tu experiencia, para comenzar a ver mejoras en el desarrollo del lenguaje?
5. Cómo podemos, como padres apoyar la terapia y el aprendizaje de nuestros hijos desde casa?
6.Existen pruebas de cuáles podrían ser posibles causas que desenlacen en un aprendizaje lento del niño? o dificultades en el aprendizaje del habla?
7. Si mi primer hijo tuvo que hacer terapia, es probable que mi
segundo también la necesite? crees que sea algo genético?
8. Cuáles son los problemas que pueden surgir si no se trata el
problema de aprendizaje del habla o si se cree que se irá corrigiendo solo con el tiempo?

…puede que tengas estas u otras preguntas, y si bien se las puedes plantear a tu fonoaudiolog@, puedes también empezar a informarte más sobre el tema y las formas de estimular su desarrollo bajo este link:
http://fonoaudiologos.wordpress.com/2012/10/11/desarrollo-del-lenguaje-expresivo-y-comprensivo-en-el-nino/

En este link podrán encontrar información por edades.

Cada niño es diferente, cada uno crece a un ritmo diferente, no se alarmen, no es nada grave, las terapias a las que asistió son terapias de juego y estimulación que realmente nos ayudaron. Puede que lo que necesite sea sólo un empujón pero las maneras en las cuales le puedes otorgar dicho empujóncito te las recomendará tu terapeuta.

Aquí un ejemplo de ejercicios con la lengua:

Ejercicios para estimular el desarrollo del lenguaje

Ejercicios para estimular el desarrollo del lenguaje

En mi caso luego de mucha preocupación la terapia me devolvió la tranquilidad, y luego de hacerme preguntas cómo: qué hice mal? ahora mi hijo habla como loro, y sé cómo seguir apoyándolo en su aprendizaje, por lo cual estoy muy agradecida.

Mi recomendación para aquellos que tienen dudas al respecto es: nada pierden haciéndoles una evaluación viendo la tabla que les adjunte en el link y/ó una cita con una fonoaudiologa.
Háblales de forma correcta, no les digas “no, no se dice asi”, sino en vez: repite la misma frase de forma correcta ó aquello que crees haber entendido y quieren expresar; léeles mucho por las noches, enseñales a soplar y también a aspirar aire, a inflar sus cachetes y jugar con la lengua, dibujar también les hará bien, mira este material para estimular su desarrollo:

http://www.cinteco.com/pacientes/material_recomendado/estimular_lenguaje/.

Lo más importante: no presiones a tus hij@s, creé en ellos y en su inmensa capacidad de aprender y celebra cada pequeño paso que den!.

El recuerdo de mi embarazo

Escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

 

Hoy me hiciste llorar a mares y reir a carcajadas,
creas en mi sentimientos que no recuerdo haber tenido nunca.

No te conozco todavía, no sé tu nombre,
sólo sé de donde vienes y te puedo asegurar que ya eres todo para mí

No podré amar a nadie más que a tí.

Te espero con ansias y nervios y sólo te pido que me ames y tengas paciencia
yo también tengo mucho que aprender.

De algo ya estoy segura: te agradeceré el resto de mi vida por dejarme ser

tu mamá.

Puedo contarles muchos detalles de mi primer y segundo embarazo, pero el que me gustaría compartir con ustedes es este: la primera carta que le escribí a mi hijo estando yo de 3 meses de embarazo.

La experiencia del embarazo es para cada mujer una vivencia única, no creo que se pueda comparar emociones pero sí talvez síntomas. Mis dos embarazos tuvieron como único factor común: la odiada nausea, en mi caso no era sólo matinal, y no duró sólo un trimestre, pero independientemente de ese mal estar contínuo, pude, como cualquier mujer embarazada (asumo), descubrir muchas cosas nuevas sobre mí, y empezar a admirar lo increible que puede ser ese nuevo proceso de aprendizaje que uno vive desde el minuto que uno se entera que está esperando un bebé.

Tengo dos hijos, y la experiencia de cada embarazo fué totalmente distinta: uno sin complicación alguna, epidural y un parto de 14 horas; el otro con todos los miedos que una madre puede tener en el proceso del embarazo terminando con inducción temprana y sólo 3 horas de parto natural.

Gracias a Dios ambos son niños saludables, y tengo mucha suerte de tenerlos en mi vida, por ellos recibí el mejor título de la vida: el poder ser llamada “mamá”.

Aveces pienso y siento que uno siempre necesita de su mamá sin importar la edad que tenga, uno está totalmente convencido que ella tiene la solución y respuesta correcta a todas tus inquietudes. Y porque ahora sé lo que significa ser madre y el reto que significa, es que le agradezco por todo y de corazón a la mía.

Le agradezco al cielo el regalo que me dió, no solo una vez sino dos.

Sé que quiero ser el mejor ejemplo para mis hijos, porque gracias a ellos es que yo soy cada día una mejor persona, o por lo menos intento serlo y sé que no soy perfecta y que tengo mucho que aprender y dar.