Posts Tagged ‘hijos’

Time off para mamá!

lovetobetheirmom, but I also love me still

all rights reserved @lovetobetheirmom

Escrito por: Ariana Mendoza R.

Amar a nuestros hijos no debería privar nuestro amor propio. Amo ser madre pero a lo largo de este camino me doy cuenta que me sigo amando a mí misma también, y que no tiene nada de malo pensar de tanto en tanto “solamente en mi”.

Como bien lo mencioné muchas veces en el pasado: la experiencia de ser mamá es y sigue siendo una de las mejores experiencias que la vida me haya podido regalar.
Claramente a uno le cuesta adaptarse, como cualquier cambio, a una nueva forma de vida al por ejemplo asumir nuevas prioridades que muy a menudo van por encima de tus propias necesidades.

Sin embargo, como muchas mamás (espero no estar equivocada en este caso :( pero es como me siento yo aveces) olvidamos un poco nuestra propia esencia o por lo menos le ponemos pausa a ese botón que nos permitía hacer lo que se nos pegaba en gana, cuando se nos pegaba la gana, o simplemente no hacer nada si se nos antojaba.

Al paso que vamos asumiendo más responsabilidades no sólo en tema de familia, sino en el mundo laboral sea el que sea el trabajo que tengamos, en general nos damos cuenta que “vamos creciendo”, y también nos percatamos que parte de nosotros (de nuevo, espero que alguna de ustedes también se sienta identificada) desearía seguir siendo una niña.

Mi hija (con casi 4 años) tiene como mayor preocupación encontrar los colores para pintar el dibujo que acaba de hacer, y su discusión más grande (que es conmigo por las mañanas) es querer ponerse todos los días ya sea un disfraz o un vestido (y no le importa si hace frío, ó si no hay un evento especial) que simple no? y qué envidia que siento aveces.

Comparto este sentimiento con ustedes por qué si bien siempre me tome el tiempo para mantenerme saludable, hacer deporte, etc. Cuando pienso en pedir un “time off”: tiempo fuera de mi familia y del trabajo, y creo que necesito estar sola y descubrir nuevamente qué es lo que quiero hacer y cuando, o qué me apetecería comer, me entra un sentimiento de culpa que surge de pensar que estoy siendo egoísta con mi familia por quitarnos la oportunidad de estar juntos un día más en un día de sol el fin de semana por ejemplo.

Así que algo que pretendo hacer ahora es aclarar esa necesidad a mi familia y esperar que entiendan que por más que ame ser su madre y esposa, esta persona con todos sus roles y los súper poderes que aveces saca a relucir, sigue siendo una simple niña que aveces necesita una cita consigo misma.

La lección mía es: si sientes que necesitas un tiempo a solas para retomar el rol nuevamente y con las energías cargadas al 100% entonces que estamos esperando?

Oda a mi Pa


escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

mi papa y yo

Oda a mi Pa.
@love2betheirmom.com

Aquel que no sabía lo que significaría tener a personitas viéndolo como a su propio héroe de película.

Él que con una mano calurosa te abrazaba hasta el alma.

Ese que con una mirada “cool” y aveces un poco pensativa y perdida pretendía ocultar sus miedos. Ese que hasta en los peores momentos nos demostró fortaleza y brindó seguridad, pero en el fondo nunca dejó de ser uno de nosotros:
un niño más,
y el mejor complemento de mi mamá.

Él que coleccionaba y escuchaba música a todo volumen como un adolescente, el que nos pagaba para que con tinta en papel le saquemos textos a su música favorita.

Él que nos enseño a apreciar lo bueno y por quien ahora sigo tratando de recolectar esos añorados recuerdos.

Él que mantendré siempre en mi memoria con los hoyitos que caracterizaban su chueca sonrisa, ese que irradiaba alegría.

Él que sabía como disfrutar de la vida.

Él que te daba consejos con el profundo deseo de que lo viéramos como un amigo más. Él, ese que logró ser un amigo, y nunca se conformo con el sólo respeto que ya cargaba con su rol.

Ese que no cabe bajo ninguna descripción porque para nosotros él significaba todo.

Él que nos enseñó lo que realmente tiene valor. Que aquello que mas deseas de corazón es por lo que se tiene que luchar y lo cual nunca olvidaras.

Él que te sonreía a pesar de haber tenido un mal día.

Ese que me llamaba “mamita”.

Ese, ese, y mucho más: ese era mi papá.

(En honor a Nelson Mendoza T. “Pa”)

quiero ser como tú

escrito por Ariana Mendoza Rodriguez

@love2betheirmom

@love2betheirmom

Hoy decidí escribir 5 razones que explican por qué eres tu mi ejemplo a seguir y por que quiero ser como tu cuando sea grande:

- admiración al verte celebrar cada paso como el logro que es y por mas pequeño que este pueda ser,
- por esa habilidad de despertar cada día y gritar de felicidad por que salió el sol y es de día,
- por esa sinceridad y empatía que te caracteriza
- por ser direct@ y pedir lo que quieres y no esperar nunca a que el resto se vuelva adivino,
-y por el poder que tienen tus abrazos y besos que hacen sentir pequeño a cualquiera a tu lado.

Gracias por escogerme como tu mamá y enseñarme lo importante que es simplemente: VIVIR!

(en su día: felicidades mamas!
Y una felicitación especial a la mujer que mas admiro por su fortaleza y por tener siempre el tono de voz y las palabras correctas para hacerme sentir segura siempre desde niña: te amo mamá)

Love to be their mom, but is love enough?

Amo ser mamá, pero es el amor suficiente?

escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

Ustedes se hacen la misma pregunta que yo: estaré criando bien a mis hijos? estaré tomando las decisiones correctas para ellos? Si bien amarlos es un primer paso, ciertamente éste no te dará siempre las respuestas a todas tus dudas. Desde que supe que estaba embarazada tuve muchas preguntas y las mismas ó más surgieron con mi segundo embarazo. Cada etapa trae un nuevo reto, y al paso con el que mis hijos están creciendo (de manera exponencial) no me da ni tiempo de analizar cada logro que siento aveces obtener en el camino, porque una vez que la etapa se cierra, ese mismo instante comienza el siguiente reto.

Tengo que ser sincera, algunas etapas como la de haber despedido a los pañales de mi casa no necesariamente necesitan de mi análisis, es más.. ni sé como lo logramos. Pero como esta hay tantas otras: por ejemplo: la edad del burro, a que edad empieza?.

No desearían no tener que sonar como disco rayado todo el tiempo?
estoy cansada de tener que repetir las cosas, y tener que elevar la voz para lograr ser escuchada.

Ya tuve que lidiar con esas palabras que creo aterran a todo padre: “Me voy a ir de esta casa!!!”
(Si esperábamos escuchar eso en algún momento, a los 18 tal vez, pero no a los 6). Y esta es sólo una las primeras pruebas de que a los padres no siempre se les retribuye el intento de ser “buenos padres” con besos y abrazos, y no, no es siempre fácil.

Así que decidí compartir con ustedes algunos de los consejos que me están sirviendo en este nuevo reto/etapa:

1. Seamos consecuentes, si decimos no es NO.
Si decimos que contamos hasta 3 hazlo y piensa en que pasara si aun así no consigues lo que esperas a cambio al llegar a 3. Los pequeños, por lo menos a partir de los 2 años, empiezan a probar los límites, y no hay duda de lo inteligentes que son (admitámoslo! nos tienen en la palma de la mano).
Si les prometes algo a cambio de una acción o hicieron algún pacto: respétalo; comunícalo en el momento de respetar el pacto para que ambos sean conscientes de las consecuencias, pero recuerda que tampoco es bueno educarlos dándoles siempre algo a cambio.

2. Deja de excusarte. Normalmente los niños tienden a hacer un berrinche o a portarse mal, o ponerse sensibles/llorones cuando están cansados o tienen hambre, o quien sabe por qué se ponen así; y en estos casos, los papas tendemos a darle explicaciones a los presentes sobre ese comportamiento, y prestarles más atención a otros que a los propios hijos, pero no busquemos excusas, esos comportamientos no te calificarán como padre.
En ese momento tus hijos necesitan algo de ti (ya sea tu atención o una reta) y ocupándote de que pensará el resto no los ayudarás ni a ellos ni a ti.

Si son malos comportamientos olvídate de: “lo siento, esta cansado”, “lo siento, acaba de despertar, “lo siento, tiene hambre”, ” lo siento no durmió bien”. Evitemos enseñarles indirectamente a dar excusas para explicar comportamientos inaceptables. En lo que respecta a los demás, que te valga madre lo que piensen en ese momento, si alguno de ellos comparten como tú el título de ser padres, entonces entenderán la situación sin necesidad de ninguna explicación. Finalmente, alguna vez les tocara y se verán obligados a entender.

Enfoca tu energía en averiguar qué es lo que tus hijos quieren y comunícate con ellos. Si toca irte de la fiesta minutos después de llegar, pues ni modo, no será la última.

3. Acéptalo, no puedes controlarlo todo. Y no, tampoco puedes hacer todo tu misma para que salga como lo planeaste.

Antes de ser mamá me preguntaba: “cómo criaré a mis hijos? cómo le hicieron mis papás para que mi hermano y yo salgamos así?”[Ojo que mi premisa fue el considerarme "normal y siempre feliz", y sonrío con agradecimiento a la vida al saber que realmente tuve suerte por haber tenido una niñez maravillosa].

Siendo ahora mamá y viviendo en el extranjero me cuesta mucho saber si estoy tomando buenas decisiones, no creo poder hacer un copy-paste de esa linda niñez que yo llevo en mis recuerdos [correr para asegurar el puesto más alto del árbol del terreno baldío del frente (a mis 7 años el punto de encuentro de los niños del barrio), ó ir a las clases de natación de la mano del abuelo].Con suerte mis hijos ven a sus abuelos una vez al año, y seamos sinceros, hoy en día ya no hay terrenos baldíos ó tantos árboles que podamos trepar a diario.

Ahora al darme cuenta que no podré controlar todo lo que dejará huella en el recuerdo que mis hijos están creando para su propia niñez, pensé: el mundo de puerta para afuera no será el mismo que antes, pero sin duda muy similar al de ese entonces puerta adentro, y de ese sí me encargo yo.

Hace unos días mi hijo me preparo una sorpresa al ver que estaba un poco cansada y triste, me hizo un dibujo de nosotros dos dándonos la mano, con nubes celestes y un arcoíris rodeándonos, al dármelo luego de hacer el juego de “derecha o izquierda mama?”
me dijo:
“te amo”
luego puso en el aparato de música un CD de un mix de canciones en español (uno de los que me gusta tanto escuchar cuando extraño a mi cultura, y a la despreocupación que tenía antes de ser mamá), y mientras lo hacía mirándome un tanto concentrado en lo que tenía planeado, agregó:
“este CD te gusta no?”
Y con ese play y sus sólo 6 años de edad me demostró una vez más que no hay edad para la empatía y para empezar a ser detallista, y con eso me alegro el día y empezó a contestar esa pregunta que siempre me romperá un poco la cabeza: estaré haciendo bien mi rol de mama?

No tengo la respuesta aún, pero esos pequeños detalles de puro amor me demuestran lo grande que puede ser alguien tan pequeño, y que tengo que (al igual que todos compartiendo este reto de ser padres) empezar a dar un poco mas de crédito.

@Lovetobetheirmom

Los deseos de tus hijos

mis viditas @love2betheirmom all rights reserve

mis viditas
@love2betheirmom
all rights reserve

Escrito por: Ariana Mendoza

Imaginense poder entrar por sólo un momento en la cabecita de sus hijos y descifrar qué es lo que están pensando, poder leer sus pensamientos y así poderles dar eso que están esperando. En otras palabras y digamoslo así: vamos a intentar escribir y adivinar la lista de deseos de nuestros hijos:

En mi caso con un niño de seis y otro de dos años…mmm para empezar no creo que los niños a esta edad tengan todavía una noción tan estresante del tiempo como nosotros los adultos, así que ese factor de ponerse límites o vivir bajo presión con metas de la mano de un tiempo limitado no existe, y a mi parecer todavía no tendría que existir en su corta edad. Sin embargo el diario correteo entre salir de la casa perdiendo los zapatos puede llegar a transmitirles un poco de ese estrés de los padres del cual deberíamos tratar de protegerlos.

Es más, estoy segura que los deseos de nuestros hijos se pueden convertir en aprendizaje potencial para nosotros los adultos:

1. Si están felices, los niños tienden a cantar y expresar su alegría y no piensan sólo disfrutan ese momento de estar simplemente feliz, no existe un pasado ni un futuro sólo el hoy.
Cúando fué la última vez que te pusiste a cantar en voz alta sin importar lo que digan los demás? y por el simple hecho de estar feliz? estoy segura que ganas no faltan ;)

2. cuando los niños son pequeños y todavía no pueden expresar exactamente lo que quieren debe ser un poco desesperante que tus propios padres no te entiendan; así que me imagino que el mayor deseo de nuestros hijos es poder expresarse y que les podamos leer la mente y correctamente. Al respecto, y como algunos padres ya confirmamos, estoy segura que éste deseo estaría en unos de los primeros puestos de su lista de deseos: “ahora que empecé a hablar no me podrán parar”. Y
nosotros los papás no podemos hacer más que ESCUCHARLOS! prestales atención, tengan en cuenta que han estado esperando este momento con ansias.

Con este punto, una vez más nosotros los adultos podríamos aprender a exactamente decir lo que queremos, ya que incluso teniendo los medios y formas de expresarnos aveces vamos dandole vueltas al mensaje que queremos transmitir en vez de ser claros y directos con lo que esperamos de los demás.

3. Jugar!!! ya sea simplemente ir al parque, fútbol ó manejar bicicleta… De cualquier manera poder liberar toda esa energía de la cual especialmente los más pequeñitos poseen. Independientemente de la edad que tengan estar al aire libre, cada salida es una aventura para ellos.

Si le pregunto a mi hijo mayor: “que quieres hacer hoy?” responde: “Jugar con mi amigo talcito e ir al parque” y si es de noche pregunta: “cuando sale el sol de nuevo?” y al día siguiente: “Ya es de día yeeee! MAMAAAA vamos a jugar?”
(y repito, para ellos no existe ni el factor tiempo ni la cantidad perfecta, nunca es suficiente).

y que buena lección nos dan nuestras hijos no?

En síntesis: CANTA si estás feliz, DISFRUTA la vida HOY: jugando con tus amigos, haciendo deporte, y PIDE lo que deseas, sólo tú sabes que és lo que quieres, expresa tus deseos y aprende también a ESCUCHAR el de los demás para nuevamente encontrarte en el primer punto de esta bella lista!

Que tengan un vida de niños, por lo menos recuerdala unos días de vez en cuando.

La independencia de tus hijos

Escrito por: Ariana Mendoza Rodriguez

En el momento en el que uno se convierte en padre, el mundo da un giro de 180 grados, todo empieza a girar alrededor del bienestar de el nuevo ser que te eligió como guía y responsable de su vida, pero OJO, esta dependencia no es eterna, o por lo menos no debería serlo.

Si me preguntan como mamá, les puedo ser sincera y decir que cuando te das cuenta que tus hijos ya son personas que pueden valerse por sí mismas (por más chiquititos que se vean), sientes una mezcla de:
1) orgullo;
2) alivio, por saber que son fuertes y podrán con toda prueba que la vida les ponga (ó al menos siempre estaremos rezando porque así sea); y al mismo tiempo,
3) tristeza, porque ya no eres tan imprescindible para ellos.

Érase una vez hace mucho tiempo atrás cuando yo tenía mucho más poder de decisión sobre la vida de mi hijo (y me tengo que reír porque él tiene sólo 5 años). Él se proclamo independiente a sus 3 cuando ya no quería que lo ayude ni a vestirse, ni a comer, lo cual demandaba un poco más de mi paciencia porque, como siempre los adultos vivimos a contra del reloj. Sin embargo, uno también aprende como padre a saber esperar y ser paciente (ó simplemente no tenemos otra opción más que empezar a aprender), ahora él levanta su plato de la mesa, ayuda en la casa, nada sólo y me repita extra: “mamá yo puedo solo” ;) .

Normalmente yo escojía su ropa en las noches y se la ponía en su cuarto lista para que se vista en las mañanas para irnos: yo a trabajar y él al kinder; a mi hija menor todavía tengo el gusto de vestirla como a mi muñeca.

De alguna manera me encanta darme cuenta que mis hijos por más chiquitos que sean ya pueden tener un criterio propio y lo que, en muchas ocasiones, todavía me sorprende, es la capacidad con la que se adaptan a nuevas experiencias, por ejemplo: mi hija empezó a ir a la guardería y ahora cada que me despido, ella entra caminando con sus pasos pequeños y me dice chao con su manito sin siquiera dar la vuelta (y quiero tomarlo como una buena señal, el que ella ni se dé por aludida y le guste ir a la guardería a hacer su vida social; peor sería si se pusiera a llorar a diario cuando la dejo para irme a trabajar no?, pero tengo la impresión que a la única que le sale una lágrima invisible es a mi, cuando sigo despidiendome desde la puerta).

"los hijos son como pajaritos alistándose para alzar el vuelo" @Love2betheirmom.com

“los hijos son como pajaritos alistándose para alzar el vuelo” @Love2betheirmom.com

Mi papá solía decirme a mí: “los hijos son hijos de la vida”, basado en el poema de Kahlil Gibran y ahora entiendo porqué.
También escuché a alguien decir que los padres somos como puentes para que los niños se preparen a caminar y vivir su vida con nuestros hombros sólo de apoyo.

Debo admitir que estoy empezando a sentir esa nostalgia a la que le llaman tiempo, de saber que está volando (como decimos usualmente cuando en un abrir y cerrar de ojos tu bebé ya no es bebé, tu niñito ya no está tan chiquito y nuevamente tienes la impresión de tener tiempo para tí).

No me lo tomen mal, estoy contenta por tener tiempo para mi, y para mi pareja pero cuando ya tomaste control sobre el hecho que tu mundo gire alrededor de éstas pequeñas y tan importantes personitas en tu familia, es difícil que te imagines tu vida sin ese “estres de ser padre” nuevamente o no?.

No les pasa que cuando salen de ese rol, y se encuentran con amig@s, colegas ó si salen sólos con su pareja, el primer tema que tocan y las primeras fotos que muestran son las de sus hijos? (yo me río porque cuando salgo sóla con amigas ó estoy en plena cena de aniversario tengo que recordarme a mí misma que, si bien es bello ser mamá, todos necesitan la misma cantidad de atención: los amigos, los colegas, tu espos@).

Tengo que compartir con ustedes cúal fué la pregunta que le hice a mi esposo en nuestro anversario recientemente, ésta es una pregunta típica, por así decirlo, ya que la recibe de forma anual, le pregunto:

“Porque me amas? y él responde:
“por lo mismo del año pasado”
(jajajaja, y sí: me muero de risa y disfruto también de las ocurrencias de mi pareja y hasta las anoto).

Siempre anoto las cosas que me causan alegría y hasta tristeza pero sobre todo anoto todos los primeros pasos de mis hijos en todo sentido con fechas y sus citas: cuando me hacen reir, renegar, ó preguntas y razonamientos de niños tan chiquitos:
“mamá: donde se fué el sol?
a otra casa?”.
Al final de cuentas todos los padres somos fans de nuestros hijos o no? entonces por qué no tener un libro para cada miembro de la familia.

Los pequeños tienen cada ocurrencia, por así decirlo, son pura sinceridad andando;). Me pregunto en que momento perdemos esa bella parte de simplemente “ser” no? Seguramente cuando la edad del burro toca la puerta.

Hace unos días le digo a mi hijo:
“Ven tengo un secreto que contarte” y el responde todo serio: “dime mama?”
Y yo toda emocionada insisto: “pero ven, te lo digo al oído”, él acerca su oído y yo le digo suavito:
“Sabías que te amo con tooooooooodo mi corazón?”
Y me responde sonriendo y riendo: “ayyyy mama pero si eso no es ningún secreto”.

Y es si como empiezas a ser la mamá cargosa que anhela besos al despedirse de sus hijos, así que para terminar este capítulo: disfruten de sus hijos en todo momento especialmente cuando están chiquititos y no se pueden quejar (y aún que se quejen yo los voy a llenar de besos siempre), y a todos quienes somos hijos: besen a sus padres y agradezcanles por todo lo que son (este segundo consejo lo llegas a entender más cuando te conviertes tú mismo en padre).

Por eso trato de aprender a ser más paciente cuando las cosas no salen como me las imaginaba, o con la rapidéz que esperaba, como cuando a un minuto de salir el pañal está lleno y necesita un cambio DE NUEVO, ó cuando todo esta listo para ir al cine con tu pareja (luego de ya no sé cuánto tiempo atrás) tienes alguién que los cuide y de repente le da fiebre y te quedas en casa cuidándolos, ó cuando luego de que los niños estan vestidos y listos para ir al kinder se les derrama la leche encima y tenemos que empezar de cero todos de nuevo: ellos con su proclamación de independencia y tú con la paciencia y amor que ese proceso requiere.

Así que sí, nos PASA A TODOS, se lo hicimos a nuestros padres y ahora nuestros hijos nos la hacen a nosotros. Pero que ciclo más bonito no?
Vamos a disfrutarlo!

Fiebre y Verano:

una mala combinación (Berlin: 33 grados y mi hija: 38 :( ): definitivamente mala.

No puede ser que uno viviendo en un país donde los grados centigrados mayores a 20 suceden exagerando 3 meses al año, la fiebre toque la puerta y entre sin invitacion en uno de los más calurosos dias del mes y ni siquiera me pegue a mi sino a la mas  pequeña de la familia. Mi hija está en la edad, o se quedo en la etapa aquella, en la que se mete todo en la boca: la última vez le encontré una piedrita, ya no sé que hacer (no puedo dejar nada en la mesa de noche sin que desaparezca).

En este sentido y en muchos otros mis hijos son muy diferentes, claro está que cada uno es una personita indivual pero las experiencias que viví con uno, ahora 4 años más tarde no se comparan en lo absolto a la segunda.

Asi que bueno la típica de nosotras mamás o por lo menos en mi caso cuando alguno se enferma es:  trato de rastrear el porqué, en este caso el porqué de esta infección, asi que yo me puse a pensar será que se comió algo que no logré quitarle de la boca? (siempre digo que tampoco podemos estar limpiendoles las manos cada 5 minutos o evitando esas etapas que al final de cuentas hacen que su sistema inmunologico se fortalezca)….pero sigo pensando: o será que es el resultado de la primera semana en el pre-kinder?

todo empezó el Jueves la pobre se cayó del sofa trepando y jugando con su hermano y enseguido me vomitó encima, mi susto por lo que uno escucha sobre este tipo de golpes pues se imaginarán…y yo con arcadas pensaba pobre mi hija y ahora que hago? y mi pensamiento luego fué: ahora denme fuerzas porque yo también tengo ganas de vomitar ooo nooo, no se si les pasa pero especialmente los vomitos de bebes habiendo tomado leche son los peores no? pues bueno me fuí al pediatra y me dijo que es una infección por que me vomitó de nuevo y no tenía síntomas de ninguna clase relacionados al golpe así que sí una infección no es nada a comparación de cualquier otra cosa que era el miedo que me quité encima y con lo cual me volvió a latir el corazón de forma normal.

Hoy fué su segundo día de fiebre, luego de unos dos baños durante el día, mucho llanto  y definitivamente extra mimos ella ya duerme bien, fué un día muy largo dado que trabajaba con una mano y acariciaba su cabecita para que se duerma con la otra y es en éstos momentos de cansancio emocional y fisico en el que la mamá juega un rol muy importante… todos necesitamos de nuestra mamá no? hablo de mi que necesito ahora que alguien acaricie mi cabeza hasta que me duerma, estoy agotada el día de hoy.

My challenge this month: not to complain! since thank God everything went well.

Mi desafío del mes: no quejarme, dado que, gracias a Dios, todo está bien y solo fué un día o dos muy difíciles.

Lessons learnt: not to feed your child with milk if you think she has a stomach flu

Lección aprendida: no darle leche a tus hijos si crees que tienen un tipo de infeccion estomacal

it happpens to all of us: once you got vomited on the probability to get vomited again should be lower BUT no, it does not usually happen this way so get ready to get it not once but twice!

Nos pasa a todas: una vez que te han vomitado piensas que la probabilidad de que pase nuevamente es mínima pero NO, así que preparense a recibirlo no una sino hasta dos veces!